sábado, 4 de febrero de 2012

De la bici y el monte

Últimamente siempre que puedo voy a currar en bici, cuando no llueve, o como esta semana, el termómetro es excesivamente bajo, que ya con siete grados y totalmente tapado paso frío, sobre todo cuando voy que es todo cuesta abajo.

El caso es que estoy harto de que la gente no respete el carril bici (aquí bidegorri), siempre hay gente paseando por ellos, y les dices que vayan por la acera y, aunque hay alguno que te pide perdón, la mayoría como si nada, incluso una señora una vez le señalo la acera y le digo que tiene que ir por ahí, y me contesta “vete tu por ahí” señalando la carretera!!!. ¿Es que no ves la bicicleta pintada en el suelo cada pocos metros???

Pero es que ya hay una calle (doctor Areilza), que yo creo que hay más gente por el bidegorri que por la acera, y ahí si que ni se te ocurra decir nada. Incluso hay terrazas que llegan justo al limite del carril y a veces las sillas lo invaden, o una vez unos niños jugando en el suelo en medio, y te paras, y dices buscando a sus padres “que a estos niños los van a atropellar” y ni siquiera contesta o te mira nadie. Eso por no hablar del otro día que en una rotonda casi vuelo por encima de un coche que se saltó el ceda el paso.

Hoy me fui al Ganekogorta para subirlo con nieve, es el monte que subía una vez por semana para preparar el maratón de lagos hasta que me lesioné. Desde el portal de mi casa son 21 kms y mil y pico metros de desnivel acumulado.

La subida hasta el Pagasarri es por pista sin ninguna dificultad más que la física ya que hay fuertes desniveles, bueno esta vez si porque a cierta altura más que nieve lo que había era hielo que dificultaba la subida, y en una de esas largas rectas de más del 20% de desnivel llenas de hielo, nos encontramos a unos empujando un carrito de niño!!!. Vale que no te esperes esas condiciones (hay que ser tonto), pero cuando veas como está da la vuelta coño, pues nada para arriba. La bajada no se como la harían pero si resbala y cae el que lleve el carrito tendría dos opciones: no soltarlo con lo cual volcaría, o soltarlo y ala!! El niño para abajo por una pendiente llena de hielo... Impresionante

Pasado el Paga seguimos hacia el Ganekogorta y al empezar a subir se levanta un viento de lado y nieva algo más fuerte que antes. Según ascendemos el viento, que nos iba dando por el costado derecho aumenta, y el último kilómetro - kilómetro y medio es una fortísima ventisca con nieve y niebla que hacía que viésemos muy poco, pero bueno entre que es camino conocido e íbamos en fila no había riesgo de perdernos, pues no éramos ni con mucho los únicos que subíamos. Y con los que te bajabas cruzando molaba mucho verlos, su parte izquierda enteramente blanca y la derecha del color normal de la ropa, vamos al revés de cómo íbamos nosotros.
Tendréis que creeros que ese soy yo jeje.

La cima la vimos cuando ya estábamos en ella, una foto y vuelta que no estaba para quedarse, no había vistas y el viento con la nieve era muy incomodo y helador. Decir que vimos subir a uno sin gorro ni nada en la cabeza, vamos que debió llegar arriba con la oreja y oído derechos finos, y abajo con la izquierda para compensar. Lo bueno que la nieve que cayo tapó el hielo que había más abajo y el descenso no fue tan peligroso como esperábamos. Y tras el descenso ducha, sopa caliente y tarde en casa calentito, la gloria.

20 comentarios:

  1. Se me olvidaba decir. Hace poco que ya puse esta canción, pero había que celebrar que seguramente los volveré a ver en mayo.
    Y habría que proponer este temazo como himno maratoniano.

    ResponderEliminar
  2. Estás hablando del Polo Norte, ¿no?; joder, aquí en Barcelona hace frío, vale, pero de nieve nada de nada; un abrazo de los fuertes y a seguir disfrutando.

    ResponderEliminar
  3. Eso que es un entreno o una expedición al K2. Ya les vale a los del carrito.

    ResponderEliminar
  4. Los ahí que los tienen bien puestos.. si el abuelo hubiera estado cerca, te abría acompañado.. esas salidas me encantan.

    ResponderEliminar
  5. Marcos,aqui tambien hay carril y se respeta algo mas, lo curioso es que habiendo carril ves a gente en bici por la carretera,eso tampoco deberia ser.Respecto a esa subida parece que estas en la cima del everest, que frio¡¡¡¡,que chungo,no habia otro dia para subir???.Supongo que sirve para endurecerse como cuando se corre con lluvia o viento extremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El carril de Pamplona es un despropósito está hecho sin contar con los ciclistas. Lo del monte parece himlayismo

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, no se si he sufrido más leyendo lo del carril bici y los niños desparramados jugando en medio, o con tu ascensión y la imagen del carrito despeñándose.

    Me encanta la foto, te da un aire muy aventurero ;)

    ResponderEliminar
  8. Javi para extraterrestre en la nieve... jejeje que tienes razón, que son muchos los inconscientes que no respetan los carriles bici y se deberían aplicar más medidas!! Sigue entrenando y tomando sopas para el frío!!! un abrazo AMIGO

    ResponderEliminar
  9. La cantidad de idiotas que andan sueltos por las calles de cualquier ciudad son uno de los motivos principales por los que no me atreva con la bici... :( Qué desastre de incívicos que hay por todos sitios.

    ResponderEliminar
  10. Al principio pensé que la foto era de una peli, pero tendré que creer la leyenda...qué barbaridad. Y aquí decíamos que hacía frío. Tiene que haber sido una pasada.

    ResponderEliminar
  11. Lo del carril es lo mismo en todos los sitios, los peatones piensan que los han hecho para ellos!
    La foto impresionante!!!!

    ResponderEliminar
  12. Que pasada de foto, parece que te has ido de expedición con Calleja.

    En Berlín el carril bici era absolutamente sagrado, igualito que en las ciudades españolas.

    ResponderEliminar
  13. Menudos entrenos te pegas, primero haciendo zig,zag por la city con la bike enfrentándote a todo tipo de fauna salvaje y luego contra la climatología en la montaña.
    Extrem total tío.

    ResponderEliminar
  14. Yo mandé una propuesta al ayuntamiento en Madrid y era que pintaran las aceras como el carril bici y este de gris, pero no me hicieron caso.

    Lo de los carrito en esas condiciones sin nombre, una auténtica locura.

    Esas salidas montañeras con ventisca me encantan.

    ResponderEliminar
  15. ayyyyyyyyyyy...que frioooooooooo!!!

    ResponderEliminar
  16. Y yo que gocé con cuatro copos de nieve...
    Una subida muy guapa y fría!!!!

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Anda Belgarion, mira que ir por el carril bici de Areilza, si allí siempre hay más gente que en la feria de Abril!!, como no hay respeto ni educación para nada, pues en lo de los carriles bicis no va a ser distinto.

    ¡¡Joer en la foto porque dices que eres tu que sino yo te confundo con el Calleja!!, un beso campeón.

    ResponderEliminar
  18. jeje, la foto es genial...parece que has coronado el Everest!! La próxima vez en pantaca corto y con medilast ;-)

    Marieta

    ResponderEliminar
  19. Eso es tenerlos bien puestos, yo que soy más cagandeta me hubiera quedado en casita.
    Me alegro de que lo pasaras de diez, y encima teniéndolo todo controlado.

    salu2 desde matraquilandia.

    ResponderEliminar
  20. Gracias a todos.

    Lo de los carriles bici, ya veo que no es únicamente en Bilbao, y bueno en Oviedo ni hay así que...

    Nieve tampoco había mucha, apenas unos centímetros. La verdad que con la niebla y la ventisca la foto queda muy “extrema”, y la sensación térmica era heladora, menos mal que ibamos bien abrigados, pero el breve tiempo que me quité el guante para sacar la cámara casi se me congela la mano.

    Maratonman, claro que hay más días para subir, de hecho ya digo que en verano entrenando subía una vez por semana, pero también mola subirlo con nieve, lo que pasa que luego bajó la niebla y vino la ventisca.

    Halfon, Muy buena idea lo de cambiar las pinturas jejeje

    Marieta Pues yo no, pero de la que bajaba subía uno corriendo como describes y luego nos pasó bajando... acojonante.

    ResponderEliminar